La aparición de los implantes como alternativa en la reposición de piezas dentales supuso un cambio en la odontología de dimensiones semejantes a la aparición de la penicilina en el ámbito de la medicina.

La proliferación de múltiples fabricantes y sistemas de implantes así como la utilización de dicho tratamiento como herramienta de marketing ha hecho que en muchos casos se opte por dicho tratamiento abandonando la posible conservación de dientes, objetivo que nunca debería descartarse como primera elección.

Esa supuesta “democratización” de la implantología ha sido publicitada de forma consciente o inconsciente asignándole al implante dental cualidades incluso mejores que el diente natural. Ha sido la colocación masiva de los mismos la que nos ha aportado datos para demostrar que los implantes dentales también son susceptibles de fracaso y en cualquier caso requieren los mismos cuidados o controles e incluso más, que los dientes naturales.

peririmplantitis

Imagen radiográfica de pérdida de hueso alrededor de los implantes

* Que es la periimplantitis?

La periimplantitis es una patología semejante a la periodontitis que provoca la reabsorción del hueso que rodea al implante. Este proceso se inicia con una mucositis o inflamación de la encía y va progresando si no se realiza ningún tratamiento hasta poder llegar a provocar el fracaso del implante.

* Es frecuente la periimplantitis?

Según artículo publicado en SEPA, aunque en España no se dispone de datos completos y fiables sobre la prevalencia de periimplantitis, los porcentajes que se barajan, obtenidos de dos estudios diferentes, manejan incidencia entre 28-56 % de pacientes portadores de implantes padecen periimplantitis en algún implante, y si nos referimos solamente a los implantes, entre el 12 y el 43% de los implantes objeto del estudio presentan algún grado de periimplantitis.

* Como podemos prevenirla?

Es sabido que entre los factores de riesgo de la periimplantitis se encuentran la mala higiene, el tabaco y la predisposición previa a periodontitis.

La mejor manera de disminuir estos porcentajes de incidencia de la periimplantitis es realizando un diagnóstico exhaustivo y selección del paciente, así como una modificación de los hábitos nocivos y controles periódicos.

* Hacia donde vamos?

La proliferación de cadenas de clínicas centradas casi en exclusiva en la colocación de implantes donde el diagnóstico y selección de pacientes se realiza más por motivos económicos que exclusivamente médicos y cuyos programas de revisiones dejan bastante que desear o simplemente no existen va a provocar con toda seguridad un incremento en la incidencia de periimplantitis.